CAUSAS DEL DIVORCIO

¿Por qué es tan alta la tasa de divorcios comparada con la de hace cincuenta años?

La ética situacional o relativismo moral ha provocado el rechazo de los absolutos morales (que marcan lo que es bueno o malo) y además justifica el pecado. La influencia del mundo sobre nuestros valores hace que el divorcio se perciba no como una solución alternativa aceptable, sino como la única para arreglar las dificultades matrimoniales.

“(Oh almas adúlteras!) No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4)

Divorcio
A. Causas externas que favorecen el divorcio

Una generación adúltera

• Falta de convicciones morales firmes18
• Surgimiento de leyes “fáciles” para divorciarse
• Relaciones sexuales antes del matrimonio
• Preocupación excesiva por la ganancia económica y material
• Buscar éxito en la profesión
• Buscar la felicidad egoístamente
• Enfocarse en los derechos personales19
• Experimentar luchas de identidad, la crisis de la media vida o el síndrome del nido vacío
• Carecer de un sentido de significancia y propósito en la vida
• Creer en el mito del matrimonio ideal
B. La raíz del problema

Un corazón endurecido

“Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; mas el que endurece su corazón caerá en el mal” (Proverbios 28:14)

C. Problemas comunes en las relaciones matrimoniales que generalmente terminan en divorcio

El cónyuge endurecido

 

El cónyuge confiado

 

Está insatisfecho con el matrimonio y decide que el otro tiene la culpa

 

No está consciente de la insatisfacción que experimenta su cónyuge con el matrimonio

 

Permite que algún evento (por pequeño que sea) detone su decisión de divorciarse22

 

No está consciente de ese evento ni de su responsabilidad por haber herido a su cónyuge de alguna manera

 

No comunica abiertamente sus sentimientos sino que permite que la relación se perjudique

 

Percibe que la relación se ha tornado difícil pero soporta las reacciones del cónyuge

 

Lleva un diario mental de todas las injusticias que percibe en su cónyuge

 

Está consciente del negativismo de su cónyuge pero no puede identificar cuál es el problema exactamente

 

Permanece distante e inconforme, buscando motivos para la ruptura

 

Sigue decepcionando a su cónyuge sin darse cuenta

 

De pronto decide abandonar al otro debido a una crisis o al interés que tiene en otra persona

 

Se sorprende grandemente al saber que su cónyuge está considerando divorciarse

 

Presiona a su cónyuge para obtener el divorcio

 

Se resiste al divorcio y trata de cambiar su conducta

 

Se siente completamente justificado y decidido a lograr el divorcio

 

Se siente culpable, se torna agresivo y queda devastado por la ruptura del matrimonio

 

“Se rebeló y endureció su cerviz, y obstinó su corazón para no volverse a Jehová el Dios de Israel” (2 Crónicas 36:13)

 

“Estoy debilitado y molido en gran manera; gimo a causa de la conmoción de mi corazón”. (Salmos 38:8)

 

streit

CREENCIA ERRÓNEA:

No hay amor en mi matrimonio. La vida es muy corta y tengo derecho a buscar la felicidad y satisfacción personal en otro lado.
CREENCIA CORRECTA:

Dios quiere que ame y respete a mi cónyuge usando los recursos del su amor y la fortaleza que él me ha dado. Buscaré a Dios para obtener satisfacción personal.

“Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tesalonicenses 5:24)

Fuente:

June Hunt, 100 Claves Bíblicas para Consejería, vol. 33 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 11–13.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s